lunes, 31 de marzo de 2014

Preferentistas critican a Villanueva por querer «olvidar el pasado»

«Tenemos que olvidar el pasado y mirar al futuro». Estas declaraciones del consejero de Economía de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, no han sentado nada bien en el seno de las plataformas de afectados por las preferentes de Caja España-Duero. Los afectados critican al consejero y aseguran que «no podemos olvidar el pasado», máxime «cuando hemos sido estafados por una caja y vemos que no se están depurando responsabilidades» al respecto.

Una vez más, los colectivos de afectados señalan directamente a los representantes políticos en el seno de la caja de ahorros como «culpables» de la actual situación del antaño «músculo financiero» de Castilla y León. Los afectados se muestran empeñados en que cuando se cumpla lo principal, recuperar el dinero, «los responsables de la estafa pagarán por lo que han hecho a tantas familias».

FUENTE: www.laopiniondezamora.es

 

Ausbanc dice que miles de afectados por preferentes "no saben qué hacer"
 
La abogada y delegada de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios presenta tres sentencias favorables a afectados por estos productos híbridos
La abogada y delegada de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) en Valladolid, Arantxa Jaen, estima que “miles de afectados por las preferentes de Ceiss aún no saben qué hacer” y les animó a acudir a la vía judicial para recuperar su dinero. “La única vía para recuperar el dinero es la judicial individual”, dijo.
Arantxa Jaen presentó tres recientes sentencias favorables a tenedores de obligaciones subordinadas de Caja Duero, dictadas por los juzgados de Primera Instancia número 1 de Béjar y 5 y 9 de Salamanca. Aclaró que todas ellas reflejan que estos productos se vendían de forma inadecuada a ahorradores, no a inversores, a los que se engañaba afirmando que iban a poder disponer de su dinero cuando quisieran. La abogada precisó que las resoluciones judiciales han anulado los contratos de compra que se habían hecho a “matrimonios de cierta edad”, lo que supone la “devolución integra de las cuantías y el pago de los intereses generados y de las costas procesales”.
La representante de Ausbanc precisó que la organización maneja en estos momentos entre 500 y 700 expedientes en Castilla y León (250 en Valladolid) y Asturias, con una media de inversión entre 10.000 y 15.000 euros, sobre Ceiss, y constató que para los que no han acudido al canje de Unicaja (69 por ciento del total) ni a la vía judicial, la situación es de "incertidumbre total", sobre el futuro de estos productos. Asimismo, incidió en que el canje ofrecido por la malagueña ha sido “una mala solución”, por las quitas del 70 por ciento que han sufrido los preferentistas, o la transformación en otros productos que tampoco querían los afectados.
Jaen trasladó que su asociación contabiliza de momento en la Comunidad, cinco juicios ganados, y uno perdido en Salamanca, aunque aclaró que se encuentran en un fase inicial y es a partir de ahora cuando empezarán a salir los procesos en bloque. “Tenemos un juicio cada semana”, dijo.
La delegada de Ausbanc en Valladolid quiso dejar claro que la rueda de prensa ofrecida hoy en la capital del Pisuerga no estaba dirigida a captar “nada”, sino a informar a los afectados de que la mejor vía es la judicial y que si deciden acudir a los tribunales, su organización “defenderá sus intereses”. Aún así, Ausbanc destaca que el “95 por ciento de las demandas presentadas han sido ganadas y el dinero devuelto a los ahorradores”.

FUENTE: www.leonoticias.com
 

Caja España devolverá 36.000 euros a una mujer de 90 años

El Juzgado anula otro contrato más de preferentes al considerar que era un producto de alto riesgo

Una mujer de 90 años recibirá la cantidad de 36.000 euros de Caja España como devolución a la inversión realizada por la compra de participaciones preferentes en mayo de 2009.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Benavente anula así otro contrato más de preferentes resolviendo, entre otras cosas, que faltó información sobre el producto adquirido y considerando la jueza que no quedaba acreditado que se explicara la naturaleza y características de unos productos de riesgo como son las preferentes.

Las partes implicadas no llegaron a un acuerdo en la audiencia previa, por lo que el proceso continuó llegando a la parte del juicio, celebrado en febrero de este año y resuelto en marzo.

La defensa alegó que era un cliente no profesional, aludiendo a la normativa del Mercado de Valores y demás normativa protectora de los clientes bancarios. Considera lo que las plataformas de afectados por las preferentes han dado a conocer a través de los medios: que no se informó suficientemente de las condiciones y realidad del contrato perfeccionado, pues fue contratado creyendo que era un plazo fijo sin riesgo y cuya falta de compresión de la clienta se achaca a los 84 años que tenía en el momento en que se produjo la contratación, estando «casi ciega», según la sentencia a la que ha tenido acceso este periódico.

La parte demandada alegó que la entidad bancaria no asumió labores de asesoramiento, que el cliente conocía perfectamente las características y riesgos del producto adquirido, así como los riesgos de las operaciones, ya que en entre los años 2001 y 2007 había contratado participaciones preferentes que habían generado intereses beneficiosos para el cliente.

Finalmente, la sentencia alude a que la mujer afectada y parte demandante en el proceso es cliente minorista, no profesional, y por tanto el deber del banco queda sometido a la normativa antes mencionada. Además, no se presupone que el cliente conoce el producto que se le vende, sino todo lo contrario en función de la jurisprudencia de una sentencia del Tribunal Supremo del año 2005.

Hubo también controversia con el test de conveniencia que el banco aseguraba tener para justificar los supuestos conocimientos financieros sobre las preferentes. Finalmente, la juez entiende que dicho test no fue respondido por la clienta del banco, sino por la propia subdirectora. Se califica así de «viciado» el consentimiento de la clienta del banco, que se deja asesorar por los empleados del lugar donde ha decidido depositar sus ahorros y donde, según consta la documentación de otros contratos realizados, se buscaba inversiones seguras.

El tiempo que hay entre ese test de idoniedad y el momento de la orden para contratar las preferentes es tan sólo de tres segundos, de manera que la jueza considera imposible o que la clienta se llevara a casa la documentación sobre este productos financiero o que desde el banco se explicase los riesgos que éste conllevaba.

La parte demandada recibirá por tanto los 36.000 euros que invirtió en preferentes, siendo 36 títulos a 1.000 euros cada uno, y a su vez tendrá que devolver los intereses recibidos de las obligaciones con Caja España en este período. Se basa la jueza en la nulidad del contrato y la devolución recíproca por la vigencia de dicho contrato, para que al final del proceso estén como antes de iniciar el mismo «como si éste no hubiera existido», según la propia sentencia, pues de lo contrario se entendería como un enriquecimiento injusto de la clienta.

En la provincia de Zamora son varias las sentencias en favor de los clientes que contrataron preferentes y que no eran perfiles adecuados para ese producto financiero.

A principios de año eran más de tres millones de euros los que Ceiss debía devolver a las personas afectadas tras procesos judiciales como el de esta noticia del Juzgado de Benavente.

FUENTE: www.laopiniondezamora.es

 

El fin de una penosa agonía

PEDRO VICENTE 25/03/2014 
 
Todo culebrón tiene su final y el protagonizado por el banco Ceiss y Unicaja ha alcanzado el desenlace previsto, que no era otro que la absorción del primero por la segunda. Con ello se certifica el estrepitoso fracaso del pretendido músculo financiero de Castilla y León, un intento completamente fallido que ha concluido con la fagocitación de las seis antiguas cajas de ahorro de la comunidad por bancos con centros de decisión ubicados en otros territorios.

El balance resulta desolador. Si la situación de Caja España y Caja Duero era crítica antes de su fusión, el Ceiss ha vivido en agonía desde su mismo alumbramiento. De hecho, ha permanecido desde entonces en la UVI con respiración asistida bajo estricto control del FROB, que ha tenido que ir suministrándole sucesivas inyecciones financieras —al final serán más de 1.500 millones de euros— para evitar su quiebra. Sin contar los 3.173 millones en los que se han valorado los activos tóxicos inmobiliarios endosados al llamado «banco malo».

El hecho de que su volumen de depósitos se sitúe ahora en 25.000 millones de euros, aproximadamente los mismos activos que tuvo Caja España en solitario, da idea del desplome financiero del Ceiss. Junto al 40 por ciento de los activos que sumaban ambas cajas, se han evaporado más de 2.000 puestos de trabajo y casi 500 sucursales, un drástico «redimensionamiento» al que todavía está por añadir otra reducción de plantilla del 5 por ciento. Súmese a ello el lacerante problema de los más de 30.000 suscriptores de participaciones preferentes y deuda subordinada, todos los cuales (tanto los que han acudido al canje de Unicaja como los que no) saldrán del trance notoriamente perjudicados.

Todo lo anterior para acabar convertido en un banco filial de Unicaja, la entidad financiera andaluza que, tras imponer sus condiciones al FROB, ha acabado haciéndose cargo de los restos del naufragio. La liquidación en almoneda de las cajas de ahorro de Castilla y León no ha sido producto de ninguna catástrofe natural. Cierto que la crisis y la reestructuración del sistema financiero abocaba a las cajas a reconvertirse en bancos y hacía muy difícil su viabilidad en solitario. Pero las que llegaron a este trance bien saneadas no solo han sobrevivido, sino que han salido reforzadas a costa del resto. Sin ir más lejos, Unicaja.

La combinación de unos directivos negligentes y sin escrúpulos y de unos consejos de administración utilizados por los partidos políticos para repartirse sobresueldos, créditos y otras prebendas ha resultado un cóctel letal para las extintas cajas. Unos y otros, junto a las instituciones que incumplieron sus obligaciones de control (Banco de España) o de tutela (Junta de Castilla y León), han sido copartícipes de un desaguisado del que nadie se ha dignado en hacerse responsable.
 
FUENTE: www.diariodeleon.es

 

Las preferentes de Ceiss costarán 400 millones al FROB, el doble de lo previsto inicialmente

Los afectados por las preferentes reclaman en los tribunales cerca de 450 millones de euros a la entidad castellana.
 
Los afectados por las preferentes de Ceiss, que de momento ganan un 90% de las demandas presentadas, reclaman a la entidad en los tribunales cerca de 450 millones de euros, una cifra que amenaza con disparar el coste para las arcas públicas del rescate recibido por el banco surgido de la fusión de Caja España y Caja Duero, que pasará a convertirse en una filial de Unicaja.

La entidad castellana comunicó la semana pasada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que señalaba que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) adquirirá las acciones o los Bonos Ceiss “propiedad de inversores que hayan obtenido un laudo que contenga una obligación de pago por parte de Banco Ceiss o una sentencia favorable firme o respecto de la cual se haya instado y acordado su ejecución” frente a la entidad.

Asimismo, en este acuerdo se regulan los términos y condiciones del Mecanismo de Compensación, diseñado para asegurar que el FROB reciba el valor económico de los ‘Valores Ceiss’ que pueda adquirir, y que será muy inferior al dinero que habrá que devolver a los ahorradores en los casos en que el juez sentencie que han sido estafados.
Tal y como señaló en un hecho relevante al regulador anterior, “en virtud de este mecanismo, el FROB recibirá, a cambio de dichos valores, un valor no inferior al correspondiente a dichos valores conforme a la valoración realizada por la consultora Oliver Wyman y que concluyó que el 100% del Banco Ceiss tenía un valor por patrimonio neto equivalente a 334 millones de euros”.

Teniendo en cuenta que el FROB ya se comprometió a asumir el 71% del impacto de los efectos negativos que pudiesen tener los procedimientos de reclamación de titulares de bonos, hasta un máximo de 319 millones de euros, asumiendo Banco Ceiss el 29% restante, en caso de llegarse al desembolso, el valor máximo a recibir por el FROB será de 78 millones, según la valoración de Oliver Wyman. Es decir, que el coste para el FROB será finalmente de 241 millones (319 menos los citados 78). Además, el Banco Ceiss no tiene obligación de adquirir estos títulos antes del 1 de enero de 2018.

Esta cifra para asumir la demanda de las preferentes se suma a los 160 millones que el FROB también ha dotado para compensar a los afectados que acudieron a la oferta de canje de Unicaja y obtengan un laudo favorable en el mecanismo similar a los arbitrajes que se puso a su disposición.

Costes para el Estado

Como mínimo, Ceiss costará a las arcas del Estado 1.530 millones, si bien la cifra podría todavía elevarse por encima de los 1.600 millones. Ya en 2010, la fusión de Caja España y Caja Duero recibió un rescate de 525 millones a través del denominado FROB 1, un desembolso que se realizó a través de un préstamo que en principio debía devolverse a unos intereses superiores al 7,5%. Sin embargo, esas ayudas se perdieron definitivamente cuando el fondo de rescate se vio obligado a recapitalizar la entidad de nuevo. En concreto, Ceiss recibió un segundo tramo de ayudas de 604 millones de las autoridades comunitarias (Mde), y que se instrumentó a través de bonos convertibles (CoCos).

A esta cifra se unen los 160 millones que el FROB se comprometió a aportar para compensar mediante un mecanismo similar al arbitraje a los afectados por las preferentes que aceptaron la oferta de canje de Unicaja, siempre que se demuestre que fueron engañados. Por último, los otros 319 millones (de los que en principio se recuperarán 78 millones) como garantía para cubrir las demandas judiciales presentadas por los preferentistas, aunque en este caso por los que no aceptaron el canje.

De todo el dinero desembolsado, la principal esperanza del FROB son los 604 millones en CoCos, que en el caso de que la fusión de Ceiss y Unicaja de cómo resultado una entidad más fuerte, se podrán rentabilizar.
 
FUENTE: www.elboletin.com 

Anulan otra venta de preferentes a un matrimonio coruñés por importe de 26.000 euros

La sentencia estima la nulidad de la venta por considerar que "la información precontractual proporcionada por el subdirector de la oficina no fue adecuada ni suficiente"

El juzgado número 9 de A Coruña ha anulado una venta de participaciones preferentes emitida por Caja España a un matrimonio coruñés por importe de 26.000 euros en abril de 2009, pese a que su hijo trabajaba como comercial en la entidad.

La sentencia señala que el juez no tuvo en cuenta esta circunstancia y estima la nulidad de la venta por considerar que "la información precontractual proporcionada por el subdirector de la oficina no fue adecuada ni suficiente", sostienen los abogados del matrimonio afectado.

En un comunicado, añaden que en la sentencia se ratifica que esta "defectuosa información vulnera la normativa financiera y de protección al consumidor vigente, y determina la sustancialidad y excusabilidad del error respecto de la naturaleza y cualidades esenciales del producto financiero en el que incurren los clientes, así como la relación de causalidad del error con el contrato firmado".

FUENTE: www.laopinioncoruña.es

 

Hacienda asesta el golpe de gracia a los preferentistas con la declaración de la renta

El próximo mes empezará la Campaña de la Renta y, entre sus principales novedades, está la obligación de tributar el canje de las preferentes, una operación que Europa impuso a los ahorradores dentro del marco del plan de rescate al sector financiero, convencida de que los tenedores de híbridos también debían asumir parte de las pérdidas.

El resultado de esta postura fue que los titulares de participaciones preferentes o deuda subordinada debían convertir sus valores en acciones de las entidades y que los titulares de determinada deuda subordinada podían optar por convertir sus valores en deuda senior.

El problema que se abre ahora para estos ahorradores es saber cómo debe tributar el canje, una duda sobre la que Hacienda ya se ha pronunciado en una consulta a la que ha tenido acceso El Confidencial y en la que hace especial referencia a los preferentistas de Bankia, ya que se basa en el dictamen de la Comisión Rectora del FROB del 16 abril de 2013.

El resultado final es que la Dirección General de Tributos asesta el golpe de gracia a los preferentistas. El motivo es que Hacienda ha concluido que debe tributarse de manera diferente la pérdida derivada de la quita impuesta por Bruselas de la plusvalía o minusvalía obtenida con la venta posterior de las acciones (en el caso de NCG y Catalunya Banc, de la liquidez obtenida acudiendo al Fondo de Garantía de Depósitos).

El dictamen de Hacienda hace que, ahora que los preferentistas de Bankia empiezan a soñar con poder vender sus acciones con plusvalía, vayan a tener que pagar entre el 21% y el 27% al fisco, al no poder compensarlo con la pérdida que les impusieron con la quitaLo primero, la pérdida derivada de la quita, se considera como rendimiento mobiliario negativo, mientras que la pérdida o ganancia obtenida con la venta de las acciones va por el lado de pérdida o ganancia patrimonial. Esto hace que, por ejemplo, aquellos preferentistas de Bankia que ya están rozando la posibilidad de vender los títulos que les dieron de la entidad con ganancias, vayan a tener que pagar a Hacienda entre un 21% y un 27%, sin poder compensarla con la pérdida que les provocó la quita.

"Lo lógico sería poder compensar los rendimientos de capital mobiliario negativos con las ganancias patrimoniales y viceversa", se lamenta un asesor fiscal de Auren. "El problema es que no se previó. Si esa norma se hubiera previsto conforme a las personas a las que iban dirigidas las quitas, quizás la solución hubiera sido diferente", se lamenta José María Mollinedo, secretario general de los Técnicos del Ministerio de Hacienda.


En línea con la Comisión Lagares
De hecho, la idea de permitir compensar los rendimientos del capital mobiliario con las pérdidas o ganancias patrimoniales está dentro de la batería de propuestas de la Comisión Lagares. El problema es que, aunque esta idea termine saliendo adelante, no sería hasta enero de 2015 cuando entraría en vigor, lo que hace que los preferentistas pierdan dos de los cuatro años que contempla la ley para compensar pérdidas.
Consciente de ello, Mollinedo señala que debería aprovecharse la reforma fiscal para dar una solución específica a los preferentistas.

Un ejemplo de esta casuística sería el de un ahorrador que invirtió 100.000 euros en preferentes de una emisión de Caja Madrid del año 2009 y al que el FROB obligó a aceptar una quita del 30%, lo que redujo a 70.000 euros el importe que se le canjeó por acciones de Bankia, a un precio de 1,35 euros, lo que equivale a 51.851 acciones.

La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri cotiza ya en 1,5 euros, lo que significa que los ahorradores que vendan ahora los títulos obtienen una plusvalía de 0,15 euros por acción, o 7.772,25 euros en total, si vendieran todas las acciones, que además no se pueden compensar con los 30.000 euros de pérdidas sufridos con la quita, ya que ellos van por el lado de rendimientos negativos del capital mobiliario.
El problema es que, según la resolución de la Dirección General de Tributos, esta ganancia debe declararse como ganancia patrimonial, sujeta a una tributación del 21% por los primeros 6.000 euros y de un 25% por el resto, hasta los 24.000 euros, lo que significa que ese ahorrador pagará en la declaración del IRPF del próximo año 1.703,06 euros como renta del ahorro.


La particularidad del laudo
La situación todavía se complica más en aquellos casos en los que los preferentistas fueron a laudo arbitral y se les dio la razón. En estos casos se descuenta del dinero total invertido los intereses al 7% que ya se habían cobrado de las preferentes, lo que sitúa en 86.200 euros la cantidad máxima que se les debe restituir.
Cuando ha habido un laudo arbitral favorable al preferentista, Hacienda interpreta que hubo un vicio de consentimiento y, por tanto, no puede tributar la recompra, pero no abre vías para compensar la pérdida que sufrió con la quitaEl importe del efectivo que se les debe liquidar depende del momento en el que se dicte el auto y, por tanto, del precio de cotización en ese momento de las acciones (o del importe de venta si el ahorrador las vende antes de la firma del convenio arbitral). Hacienda interpreta que como ha habido un vicio de consentimiento, no puede tributar la recompra de las acciones, la suscripción simultánea de acciones, ni la venta de títulos realizada antes de la firma de convenio arbitral, porque nunca se debió llevar a cabo, y por tanto; la diferencia entre los 100.000 y los 86.200 euros tributará como rendimiento negativo del capital mobiliario; el dinero en efectivo que se entregue para cubrir la diferencia entre el dinero que se le liquida y el de cotización, ya está incluido en esta pérdida.

Aunque, en este caso, la Agencia Tributaria reconoce el error de consentimiento y por eso no hay impacto fiscal hasta cubrir los 86.200 euros, la realidad es que el preferentista está asumiendo un rendimiento negativo de casi 14.000 euros que, en muchos casos, probablemente nunca pueda compensar en su totalidad con rendimientos positivos del capital mobiliario.

Aunque la normativa concede un plazo de cuatro años para compensar estos números rojos con otros negros, sólo puede hacerse con otros rendimientos de capital mobiliario, como dividendos e intereses. Pero, aunque dentro del universo de preferentistas hay mucho tipo de inversores, lo cierto es que muchos de ellos se han demostrado jubilados o pequeños ahorradores que dificilmente obtengan más de 3.000 euros anuales en dividendos e intereses.

En cambio, si se les dejase cruzar rendimientos negativos del capital mobiliario con ganancias patrimoniales, tendrían más fácil poderlos compensar en su totalidad.

FUENTE: www.elconfidencial.com